Resultado de imagen de BANDERA DE CUBA Resultado de imagen de mapa de cuba Resultado de imagen de BANDERA DE CUBA

Muy buenas a todos.

Somos Humberto y Alejandro, dos estudiantes de ingeniería civil y territorial de la Universidad Politécnica de Madrid, y gracias a la fuerte voluntad y convicción de los profesores Fernando Rodríguez López (U.P.M.) y Guillermo Reyes Roig (CUJAE), y la Asociación Internacional de la Ingeniería y la Arquitectura (IAEA) por su apoyo y respaldo, hemos tenido la oportunidad de completar nuestros estudios con la realización de un trabajo de fin de grado de cooperación Hispano-cubana en La Habana. Nos sentimos enormemente agradecidos por esta bella oportunidad que tan generosamente se nos ofreció, y estamos tratando de involucrarnos al máximo posible con el proyecto.

Queremos agradecer sinceramente a la Asociación Internacional de la Ingeniería y la Arquitectura – IAEA- la otorgación de la beca que ha permitido financiar nuestro traslado y estancia, puesto que sin ella no hubiera sido posible la realización de este proyecto.

Nuestro trabajo en la isla consistió en adquirir la experiencia cubana en materia de prevención y preparación de las instalaciones sanitarias ante huracanes. Para ello, contamos con la docencia y apoyo del profesor de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, Guillermo Reyes Roig, quien nos acogió y nos dedicó su tiempo con auténtico tesón. Así pues, realizamos previamente al viaje un aprendizaje de la aplicación del Índice de Seguridad Hospitalaria – ISH – de la Organización Mundial de la Salud, y una vez allí recibimos un curso sobre la experiencia cubana y tuvimos la oportunidad de aplicarlo en dos policlínicos del municipio habanero de La Lisa. El objetivo final de nuestro trabajo, que actualmente seguimos desarrollando, es el diseño y redacción de un plan de reformas constructivo que eleve la categoría del centro de salud, y lo convierta en resiliente ante los embates de los huracanes.

A su vez, la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba, UNAICC, nos ofreció sus instalaciones y sus profesionales para todo tipo de ayuda que nos fuera necesaria.

El Índice de Seguridad Hospitalaria, es una herramienta de revisión de centros de salud desarrollada por la Organización Mundial de la Salud. Se trata de una guía que recoge una serie de aspectos críticos para la seguridad a evaluar ante un desastre natural en uno de estos centros. Para ello se recogen unos determinados criterios en la misma que deben ser aplicados por un equipo multidisciplinar.

El hecho de que la evaluación la realice un equipo multidisciplinar resulta fundamental para la adecuada aplicación de la guía. Esto es así dado que la OPS entiende la seguridad de un hospital ante desastres naturales como un conjunto de factores estructurales, no estructurales y funcionales. Así pues, todo equipo multidisciplinar debería contar con ingenieros, arquitectos y médicos al menos.

La seguridad estructural se ve determinada por una serie de distintos factores, ya sean calidad y estado de los materiales de construcción, adecuado diseño estructural, calidad y estado de la cimentación, ausencia de daños como asientos o grietas, etc. Todos estos aspectos deben ser evaluados por personal profesional en estructuras, bajo un diálogo y debate con el resto del equipo.

Por otro lado, la seguridad no estructural recoge todos aquellos elementos que no tienen un efecto directo en la estructura del edificio, pero que resultan igualmente imprescindibles para el correcto funcionamiento de éste. Ejemplos de ellos podrían ser la instalación eléctrica, la resistencia y estanqueidad de las ventanas frente a fuertes vientos, sistema de climatización, ventilación, iluminación, etc.

Finalmente, el tercer gran grupo de ítems lo compone la seguridad funcional. Se trata de los criterios médicos que garantizan la coordinación de actuaciones o planes y existencia de equipamientos necesarios para afrontar el embate de un desastre natural.

La aplicación del ISH da como resultado una puntuación de 0 a 1 que permite clasificar al centro dentro de una de las tres siguientes categorías:

  • Categoría C: se requieren medidas urgentes de manera inmediata, ya que los niveles actuales de seguridad del establecimiento no son suficientes para proteger la vida de los pacientes y el personal durante y después de un desastre. (0-0.35)
  • Categoría B: se requieren medidas necesarias en el corto plazo, ya que los niveles actuales de seguridad del establecimiento pueden potencialmente poner en riesgo a los pacientes, el personal y su funcionamiento durante y después de un desastre. (0.36-0.65)
  • Categoría A: aunque es probable que el hospital continúe funcionando en caso de desastres, se recomienda continuar con medidas para mejorar la capacidad de respuesta y ejecutar medidas preventivas en el mediano y largo plazo, para mejorar el nivel de seguridad frente a desastres.

Con ello, el ISH permite al equipo evaluador enfocar un plan de medidas y acotar el estudio de reducción de riesgos, orientando las acciones a tomar y realizando recomendaciones, a unos determinados aspectos con tal de elevar la categoría del centro de Salud a Categoría A.

También facilita el registro, clasificación y sistematización de la información sobre la capacidad del establecimiento de salud, individualmente y como parte de una red de servicios de salud.

Aplicamos el ISH a dos policlínicos del municipio habanero de La Lisa durante nuestra estancia: el Alumna Aleida Fernández Chardiet, y el Pulido Humarán. Para ello contamos con la ayuda del alumno cubano de Arquitectura del profesor Guillermo, Eddy Ramos, y con el personal médico de cada centro, formándose así el equipo multidisciplinar requerido.

Finalmente, en esta primera entrada quisiéramos añadir las oportunidades de futuros estudios que se abren con este trabajo. Este proyecto en desarrollo se nos presenta como una gran oportunidad de entrar en el mundo de reducción de riesgos y desastres. Creemos que es una de los enfoques más bonitos y humanos de nuestra futura profesión, y ambos estamos muy ilusionados con poder involucrarnos en ello para nuestra vida profesional.

La IAEA junto con el profesor doctor ingeniero Fernando Rodríguez nos ha ofrecido la oportunidad de desarrollar una guía de evaluación de escuelas. Se trataría de una herramienta muy similar al ISH de aplicación en colegios para una futura puesta en práctica en Brasil. Seguiremos trabajando en ello durante este curso académico 2018-2019.

Un saludo y hasta la próxima.

Humberto del Castillo Montes de Oca – Y – Alejandro García García

 

 

 

Comentários no Facebook